En cualquier tienda, hacer que los clientes que están pasando por la vereda entren, es súper importante. Para esto hay una serie de recursos que nos da el marketing online y de los que podemos hacer uso. 

Empecemos por algunos:

Para que los buscadores – Google –  encuentren de manera fácil tu tienda, tenés que compartir contenido de calidad, relevante para tus consumidores. Por eso es fundamental que sepas a quién le estás hablando y qué es lo que le puede interesar de vos a esa persona, pero ¿Cómo identificás esto? Además de tener alguna idea en el caso de que ya trabajes en una tienda física, lo zarpado de internet es que todos los movimientos que hacemos quedan registrados: clicks, cuánto tiempo pasamos en una página, de dónde venimos y qué es lo último que vemos cuando nos vamos, entre otras cosas. Del mismo modo, insertando el código de Analytics a tu sitio, Google puede decirte qué características demográficas tiene tu público: ¿Son hombres y mujeres? ¿Cuántos años tienen? ¿Cuáles son sus intereses?

CREACIÓN DE CONTENIDO:

A partir de esto, podés diseñar al rey del marketing: el contenido. Acordate que hoy la competencia es voraz y los usuarios de la red no queremos anuncios invasivos que nos digan constantemente ¡Comprame! Que es ¡Una oportunidad única! Que hay ¡Rebajas, rebajas, rebajas! No. De hecho, odiamos eso. Queremos que nos den alguna información de valor, que sea útil, más allá de la intención de encajarnos algo. Ya tenemos experiencia en esto del consumo y nos pusimos más sofisticados y exigentes.

LLEVANDO LA PALABRA:

Este contenido relevante que obviamente va a estar relacionado con tu producto o servicio pero que no es puramente comercial, hay que distribuirlo: tiene que circular por la web para que todos te conozcan, ¿Cómo hacés eso? Te doy algunas ideas:

  • Diseñá contenido con palabras clave asociadas directamente con tu negocio. De ese modo más personas  van a acceder a la información.
  • Creá un blog relacionado con el dominio de tu sitio. Esto va a ayudar a tu posicionamiento orgánico y te va a mostrar como un experto en tu área.  No tengas miedo, hoy en día cualquier tipo de negocio puede tener un blog, en todos los rubros hay información no comercial para compartir con los consumidores.
  • Postealo en las redes, así vas a generar tráfico a tu tienda y más gente va a saber de vos. Cuanto más creativa sea la forma en la que te comunicás, más gente va a querer interactuar dando su “Me gusta”, compartiendo o comentando. Esto aumenta aún más el alcance de tu mensaje.
  • Agregá en tu sitio botones que permitan a los usuarios socializar el contenido en sus redes.
  • Enviá las actualizaciones del contenido a tu base de datos de clientes o leads en forma de newsletter.

PLANIFICÁ LAS PUBLICACIONES:

Recordá que es importante que tu contenido esté actualizado. Si decidís armar un blog –te lo recomiendo fuerte- alimentalo periódicamente. Nada puede salir mal de eso.  Podés diseñar un esquema para trabajar in advance y no encontrarte presionado por generar algo en poco tiempo. También podés recurrir a contenido que publican terceros y compartirlo, pero ¡Ojo! Esto hacelo sólo a través de las redes sociales, nadie tiene un blog en el que publica trabajo de otras personas que no conoce. También te recomiendo consultar con los usuarios de tus redes o con tus leads qué temas les interesan o qué es lo que les gustaría saber acerca de los productos o servicios que ofrecés. De esta manera disminuís de forma dramática la chance de compartir algo que no interese demasiado y además, tenés  una fuente inagotable de temas que podés ir anotando en tu calendario de contenido.

Espero que te animes y lleves a la práctica alguno de estos consejos, te va a sorprender cómo va a afectar positivamente a tu posicionamiento y a la relación con tus clientes y si sos muy bueno, preparate para que todo esto se traduzca en ventas.

Si tenés alguna pregunta, ¡Escribime!

[mashshare]